Debe Instalar Flash Player

DATOS HISTÓRICOS DE LA ARQUIDIÓCESIS DE MÉRIDA.

La Diócesis de Mérida de Maracaibo fue erigida por Su Santidad Pío VI, por la Bula Magnitudo Divinae Bonitatis, fechada el 16 de febrero de 1778 (año de la Encarnación 1777). Fue elevada a Arquidiócesis el 11 de junio de 1923 por Su Santidad Pío XI. 

La Arquidiócesis comprende en la actualidad parte del territorio del Estado Mérida, y está integrada por 17 Municipios, con un total de 8.109 Km2, y una población estimada de 597.783 habitantes. (Fuentes: INE Proyecciones con base del Censo 2001 y Proyecciones de la población por Municipios y Parroquias 1990 a 2020 FACESULA).

El Palacio Arzobispal

El Palacio Arzobispal comenzó a edificarse el 1ro. de mayo de 1933 y los planos fueron diseñados por el Dr. Luis Bosseti. De corte florentino y renacentista es un sólido edificio de pisos altos y de más vistosidad y funcionalidad. Consta de un claustro en la planta baja, que se repite en el segundo piso, y abrazando un patio enlosado en cuyo centro en vez de fuente hay palmeras. El claustro es de arcos de medio punto apoyados en columnas de granito lustrosos y terminados en capiteles aguirnaldados. En la segunda planta están las piezas arzobispales, la capilla muy pequeña, el solemne salón del trono que alberga la galería colonial y moderna de los obispos y el amplio comedor. El edificio es fuerte y majestuoso. Entrando de la calle, nos encontramos con las oficinas, el museo arquidiocesano y el valioso y bien organizado archivo. Por fuera, la parte que da a la Plaza Bolívar, ofrece amplios balcones desde donde los obispos arengan a los fieles. Estos balcones están sostenidos por columnas resaltantes capiteladas con guirnaldas y otros adornos florales. Las ventanas están coronadas, a veces con arcos rebajados y triángulos escaleras como eran de uso en el estilo florentino.

Fue inaugurado en ocubre de 1951, estando presente el Nuncio Lombardi y varios Obispos venezolanos. Hoy por hoy ha sufrido algunas modificaciones internas para distribuir mejor las oficinas, la biblioteca y los apartamentos de prelado y de los huéspedes. Para Mérida es una joya que junto con la Catedral, la Gobernación y la Universidad, ponen un tinte del pasado tan apreciado por foráneos, turistas y amantes de lo antiguo.

Fuente: Boletín del Archivo Arquidiocesano de Mérida.

Tomo III. Julio - Diciembre 1993, No. 13.

Arquidiócesis de Mérida - Venezuela.

La Catedral de Mérida

Según la usanza hispana, la fundación de un pueblo conllevaba la edificación de una iglesia en torno a la plaza mayor. La primitiva iglesia matríz de Mérida fue un modesto rancho con piso de tierra pisada y techo de paja y hojas, dedicado al patriarca San José. A comienzos del siglo XVII se procedió a edificar otro mejor y más amplio, pero todavia de proporciones humildes.

Cuando llega el primer obispo, Fray Juan Ramos de Lora, erige en catedral el templo de la única parroquia existente en la ciudad y lo dedica a la Inmaculada Concepción que se convierte entonces en la patrona de la catedral, de la ciudad y de la diócesis. Corría el año de 1786.

El Obispo Santiago Hernández Milanés, a comienzos del siglo XIX, proyecta construir una catedral de amplias dimensiones, en sustitución del modesto templo parroquial, imitando la planta y edificio de la majestuosa catedral gótica de Toledo. El 30 de junio de 1805 puso la primera piedra. Apenas se comenzaron sus bases, pues todo quedó sumido en ruinas con el terremoto del 26 de marzo de 1812.

Habrá que esperar varias décadas, hasta que Mons. Juan Hilario Bosset (1841-1873), octavo obispo de Mérida emprenda la construcción de la catedral, pero sin las pretensiones de grandeza de su antecesor salmantino. El 13 de noviembre de 1842 puso la primera piedra y el mismo obispo, venticinco años mas tarde, el 29 de diciembre de 1867 la consagró.

Esta catedral quedó algo afectada por el terremoto de 1894, principalmente en su presbiterio. El Obispo Silva, apenas llegó a la diócesis en 1895 ordenó su restauración. Con algunos retoques permaneció en pie hasta 1945.

El miércoles de Pascua de 1944 se desplomó el techo encima del presbiterio. El Arzobispo, Mons. Acacio Chacón, debidamente asesorado, tomó la determinación de demoler el antiguo templo y proyectar una nueva catedral. El 8 de julio de 1945 se empezó la demolición del antiguo edificio y la construcción del nuevo. Los escombros sirvieron para rellenar las enormes córcavas del cercano terreno del actual Seminario.

La hermosa catedral actual de Mérida, fue proyectada por el arquitecto Manuel Mujica, y construida por los hermanos Pedro, Francisco y Victor Colmenares. Los trabajos finales estuvieron dirigidos por el arquitecto Francisco J. Lluch. Quince años se tardó en su ejecución. Fue inaugurada sin estar concluida definitivamente el 9 de octubre de 1958 con motivo del cuatricentenario de la ciudad de Mérida. Y consagrada por el Arzobispo Coadjutor, Mons. José Humberto Quintero Parra, el 12 de mayo de 1960.

La catedral tiene una planta tradicional de cruz latina, con cinco naves y una hermosa y gran cúpula en el crucero. Su techo es de doble agua en la nave central, mientras que las naves laterales están cubiertas con bóvedas y seis pequeñas cúpulas.

Es de estilo barroco con superposición de muchos estilos de diferentes épocas. De allí la sensación de tradicionalismo que a su vez forma parte de su originalidad. las bóvedas y arcos son de medio punto y las cúpulas son de media naranja elegantemente apuntadas con nervaduras externas.

La estructura está abundantemente decorada con columnas adosadas de estilo indefinido o corintio modificado con ménsulas, ojos de buey, lunetas y pechinas decoradas con figuras y símbolos. Tiene numerosas repisas, hornacinas y balcones. La nave central termina en un ábside delante del cual está la sillería del cabildo y la cátedra del arzobispo.

Las pinturas fueron ejecutadas por el rusoucraniano Iván Belski y los dibujos por Mario Pietroniro y Mario Gandini. Son de admirar, especialmente, al fondo de ábside el Padre Eterno. En las cuatro pechinas de la cúpula los cuatro evangelistas y a la entrada, a mano izquierda una hermosa pintura de Nuestro Señor, y a mano derecha la Virgen de Las Nieves con los símbolos característicos de la ciudad.

Los vitrales son de factura italiana con motivos litúrgicos y bíblicos. Es, especialmente llamativo el rosetón al fondo de la nave central con el escudo de la ciudad en recuerdo del cuatricentenario de Mérida.

El órgano, de muy buen sonido, es de origen alemán y fue mandado a construir especialmente para esta nueva catedral.

En la cripta o cementerio de los obispos, situada debajo del altar mayor, están enterrados varios de los prelados que han regido esta diócesis bicentenaria, y algunos sacerdotes. Es digno de observar la nervadura de sus arcos. Sobre una columna de piedra hay una imagen de la Virgen María, llamada "La Virgen de la Manzana" de estilo gótico alemán de finales del siglo XIV o comienzos del XV, donados por el Dr. Caracciolo Paara Pérez y Sra., y en un sepulcro de vidrio, los restos de San Clemente, mártir de los primeros siglos, regalado por el Papa a la nueva diócesis a comienzos del siglo XIX.

Todo el trabajo en madera es obra del vasco Jesús de Berecibar (altar del Sagrario) y del ecuatoriano Luis Villaroel e hijos (el resto de altares), y Manuel de la Fuente, los escudos de los prelados merideños. Los tres últimos escudos han sido pintados por los Villaroel. La imaginería es abundante y de muy buena calidad artística. Cabe destacar la Inmaculada Concepción de María, al fondo del ábside, hermosa pieza española, traída a comienzos de siglos por Mons. Clemente Mejía. Es la patrona de la ciudad, de la catedral y de la arquidiócesis. El mejor conjunto de imágenes está en la nave derecha, cerca del presbiterio, y está conformado por un Calvario: Jesús en la cruz, La Virgen, San Juan y La Magdalena. Entre las imágenes con mayor devoción en esta catedral están El Nazareno y la Virgen del Carmen.

Todo el piso de la catedral, así como su altar mayor es de mármol: el blanco y de colores, italiano y el negro, nacional. Y todos los trabajos en hierro y bronce, de los que cabe destacar las puertas, son obra del Sr. R. Chuliá, de la Metalúrgica Mérida.

El frente de la catedral fue notablemente modificado. Es la único que quedó en pie de la antigua catedral, juntamente con las dos torres. La torre norte data de 1854, de tiempos de Monseñor Bosset. Fue construida por los maestros caraqueños Jesús Salas (parte cuadrada) y Tomás Ascanio (el resto). La torres sur es de 1907, en tiempos de Mons. Silva. El maestro de esta segunda torre fue el merideño Lisimaco Puente. El juego de campanas es de fundición italiana de Carlo Ottolina y fueron mandadas a hacer para esta nueva catedral. Las dos campanas mas antiguas son, una de 1804 y la otra de 1920. El reloj actual es nuevo, y sustituyó al de 1876, traido merced a los esfuerzos del Prof. P.H.G. Burgoin. La imagen de mármol de la Inmaculada que se ve en la fachada bendecida el 19 de abril de 1980, se debió a la iniciativa de Don Atilio R. Sardi.

En febrero de 1991, Su Santidad Juan Pablo II, concedió el título de Basílica Menor a la Catedral Metropolitana de Mérida por su majestuosidad artística, por su significación histórica y por ser centro de peregrinación constante de fieles.

El altar del Santísimo, a mano derecha del crucero, en el retablo de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, es el principal lugar de esta catedral, pues allí está conservado el Santísimo Sacramento.

Autor: Mons. Baltazar E. Porras Cardozo.

Arzobispo Metropolitano de Mérida.

 

Palacio Arzobispal, Av. 4 Bolívar, Esquina Calle 23, Frente a la Plaza Bolívar, Apdo. 26, Mérida 5101A. Venezuela.

Teléfono(s): (58) (274) 2525786 / 2524307 / 2522067.

Fax: (58) (274) 2521238.

E-mail: curiamer@gmail.com

Horario laboral: lunes a viernes de 8:00 a.m. a 4:30 p.m.

E-mails de contacto: aamerida@gmail.com     portalarq2004@yahoo.com

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
















Palacio Arzobispal. Av. 4 Bolívar, Esquina Calle 23, Frente a la Plaza Bolívar, Apdo. 26. Mérida 5101-A. Venezuela.

58-0274 - 2525786 / 2524307 / 2522067, Fax: 58-0274 - 2521238, Celular: 58 - 0414-3740900.

 

 

Portal de la Arquidiócesis de Mérida, Venezuela. 2003 - 2018.